Feeds:
Entradas
Comentarios

Hoy, hoy cheque su menú antes de ingresar a cualquier restaurant de postín o fonda esquinera.  En la parte alta de la carta alimenticia deberá constar la leyenda: “LIBRE DE CLEMBUTEROL”.  A lo mejor se le antojan unos  bistecitos a la mexicana arropada con frijoles y una pisca discreta de arroz con chicharos. En ese momento recuerda usted como de rayo del súbdito azteca de la reina Madre que sigue acumulando elogios por su forma de colocarla al interior de la red enemiga. De regreso de esa regresión patriotera se concentra en la calidad y sanidad del cárnico. Imposible de realizarla debido a que usted trae un hambre canija. O en otra alternativa, se introduce en uno de los múltiples comederos fundados por pateadores importados de la tierra de Gardel.

Quienes nomás dejan de portar tacos, de los que se usan para no patinar sobre el césped, no de los otros que forman parte de la indiscutible gastronomía nativa, ponen una fonda donde las carnes son presuntamente importadas de allá, de Sudamérica, acompañadas de vinos de la región y ensaladas surtidas, escanciada con  salsas que pican rete harto. Ahí la única garantía que aparentemente existe es que se trata de cárnicos, supuestamente, importados que están libres de sustancias dopantes. Aunque no descarte que el chef che traiga esa materia prima de la carnicería esquinera donde se vende carne de exportación por carne de caballo de rancho casi  urbano.

La noticia le dio vuelta al mundo porque resulta que la posibilidad de que atletas de distintas latitudes puedan ser cachados con sustancias prohibidas en el torrente sanguíneo es altísima. Y entonces a las que les meten, otras sustancias,  desde sus países de origen se le aumenta el riesgo de que puedan ser pepenados con otras mayormente vulgares, el asunto de pone de órdago.  La preparación de los dioses atléticos incluye traerlos puestos a tono a las competencias con materiales que cuestan millonadas en el mercado negro o ilegal, precisamente porque se garantizan como indetectables por los laboratorios antidopaje acreditados. Que siempre van a la zaga frente a esas innovaciones tecnológicas y experimentales.

Pero si permite escribirle el problema central no es ese. Sino que las autoridades sanitarias del país, de charango y pandereta, corruptas hasta la medula, permiten con absoluta impunidad que los ganaderos y engordadores de todo tipo de aves nos enfermen y hasta maten por utilizar sustancias que aceleran el proceso engordador de esos y otros animales. Es escandalosa la cantidad de carne animal que circula sin ninguna cortapisa ni freno legal y que consumimos ingenua y torpemente porque no hemos exigido freno alguno a estos enriquecidos atracadores burócratas de todo nivel.

A las bacterias y virus que se multiplican por doquier sin ningún control, porque por ejemplo, buena parte de las verduras que tragamos se riegan por ejemplo con aguas negras tupidas de materia fecal, alias mierda, se suma esa posibilidad de multiplicación de enfermedades gastrointestinales que a más de uno mandan al otro barrio con chorrillos interminables y retortijones magníficos. Es decir que lo que comemos por la parte superior del cuerpo nos enferma porque lo que arrojamos por abajo a drenajes supuestamente asépticos luego es transportado en canales que los vierten y son utilizados para regar lo que ingerimos en un círculo que aniquila a muchos.

 Varios otros atletas, según de alto rendimiento, no únicamente los pateadores exonerados por las autoridades cómplices futboleras que tripulan las teleras sin recato ni pudor alguno, presentan dosis muy posiblemente altas del ya famoso clembuetcétera que los inhabilitan, por lo menos, para competir en lo inmediato mientras se realizan las investigaciones conducentes que son tortuosas y denigrantes para los chamacos. Y el origen justificante  y quizá real es que comieron unas albóndigas tóxicas de aquello o unas tortitas ingenuas de carnita de res o puntas de filete que llevan en su estructura cárnica dosis de engordatorio  artificial que es considerado ilegal por las Santísimas y Pulcrísimas Autoridades Mundiales del Atletismo Competitivo y Anexas.

Por si no lo recuerdan los Juegos Panamericanos están a la vuelta de la esquina en tierras tuneras del occidente.  Por resulta que el comité organizador se niega a traer carne de fuera para evitar que los competidores aparezcan contaminados por ingerir aquella materia prima montada en la chicha nativa  que genera energía al ingerirla pa aventarse clavados, golpear adversarios, correr desaforadamente más que los otros o saltar alturas insospechadas. Nada de sacar divisas por ese conducto sino exigir a las autoridades correspondientes impongan los controles legales conducentes para evitar consumir lo que está tupido de contaminantes de todo tipo, incluido el clembuetcétera.  Carne segura para los deportistas jajajajajja. Cuando llevan años los ganaderos metiéndole a sus hatos y granjas de esas chingaderas que nos matan. Jajajajja.

Unos ingeniosos teutones mandaron unas azafatas de conejillas de indias. Les otorgaron viáticos para que se atascaran de platillos nativos, con su respectiva dosis de peptobismol y alka seltzer, pa aguantar las diarreas posteriores, pero con el requisito de que fueran incluidos platillos con abundantes porciones de carnes locales. Todo ello avalado por la Agencia Alemana AntiDopaje, no como el operativo armamentista rápido y furioso, y el fatídico resultado es que, inmediatamente dieron positivas de clembuetcétera ambas cuando antes fueron negativas. Y las diarreas tardaron algunas semanas en ser contenidas por la cantidad de chilito colateral que se metieron. ¡Danger ein Mexicouuu!

La confrontación entre brasileños y paraguayos se inclinó a favor de los segundos desde las tribunas. Entre las bellezas que portaron unos y otros. Las cariocas tienen fama bien ganada de ser jacarandosas,  visibles ante las cámaras de la telera  y de curvas pronunciadas. Les gusta dejarse ver y que las miren. Portan un meneíto intermitente del que muchos sucumben. Adornan, por escribirlo de alguna manera, a sus compatriotas en la grama que también son portadores de esa cadencia cultural que les distingue de otras razas y naciones. Esas y otras virtudes los han convertido en múltiples campeones del mundo.

En la Copa Vacacional América dieron un espectáculo lamentable. Los brasileños. Fallaron infinidad de oportunidades frente al marco  de Justo quién acrobática y milagrosamente desvió varias que perfilaban como fusiladas inmisericordes. A unos metros del arco y con superficies del cuerpo que normalmente se utilizan para otras funciones. Villar que así se apellida se convirtió en valladar infranqueable de defensa que hizo agua varias ocasiones. Salieron sin lugar a dudas a obstaculizar con pierna fuerte y ademanes de perdonavidas todo lo que circulara a su alrededor. Es un estilo infame que va en contra del meneo espectacular y ofensivo. Y que lleva varios años ya de imponerse en el balompié mundial.

Pero a pesar de la trinchera que sembraron los rojiblancos quienes extraviaron la victoria fueron los amarillos de calzón, esta vez, albo. Los tiempos extras y ejecución de penales fueron una lección de lo que no se debe practicar en este deporte. Algunos chavales mirones se debieron quedar con la boca abierta y amargo sabor de boca. Porque quienes los ejecutaron ganan cientos de miles de dólares para salir con esa batea de babas en que convirtieron la serie de tiros de castigo sin obstáculo al frente y que resultan imposibles de fallar. Paraguay donde visiblemente defiende Verón, puma insigne, llegaron a la antesala de ganarla, esa Copa, sin ganar un solo partido de la cuarteta disputada y obstaculizando rivales con el carro atrás.

Los cariocas portan también fama ganada de cohabitar con las fuerzas del Belcebú y otras oscurecidas deidades próximas al averno. Quizá su herencia negra que se despliega en toda clase de rituales y sectas que practican esas raras y negras artes. Pero ellas, las que sean, no estuvieron de su parte esta vez. Porque según Mano, así lo bautizaron sus jefes, algo sucedió en la superficie donde se colocaba la esférica para ejecutarlos, los penales, por cierto algo irregular pero que se afanaban en aplanar a base de pisotones, porque se les movía la esférica y perdían el equilibrio de apoyo. El resultado era que salía enloquecida, la de gajos, en todas direcciones menos donde debía que era la portería.

Menezes, timonel del Scratch,  cuyo puesto evidentemente peligra frente a una afición y directivos que no perdonan mediocridad y desastres individuales y colectivos tampoco alcanzó a justificar y menos explicar el herradero, erradero este de errar a lo bestia, que practicaron sus pupilos quienes no tuvieron empacho de disputar físicamente con sus contrapartes y hasta superarlos en algunas acciones, pero que sucumbieron ante el trabadero por piernas  que practicaron sus rivales. La mayoría de estas deidades proceden de torneos donde les extraen hasta la última gota de sudor y en periodo  vacacional donde andan pensando acerca de en que superficie colocar la epidermis para dorársela.

Mencionaba que esa conflagración se había perdido desde las gradas por parte de los verdeamarella en este caso con calzón de color neutro, porque cables internacionales y fotografías coloridas nos mostraron una beldad que dejaba poco a la imaginación y que no era la consabida y promocionada señorita Riquelme que según tomas desde la telera, mostraba un pudoroso escotito donde sobresalía la marca del celular que coloca en medio de sus voluptuosidades frontales pero que tapaba mayormente que mostrar. A lo mejor las ventas del aparato se desplomaron mientras que las de sostenes y remedios para la calentura se elevaban al cielo de las ventas.

Hay confusión en el apelativo de la rubiecita despechugada que sonríe rodeada de fanáticos  que apenas atinan de mirar al frente para ser registrados por las cámaras. En una publicación es registrada como Patty, de doble te, o será de ¿doble y magnífica teta?,  Orue que modela y realiza distintas monerías y eclipsó a Larissa que andaba posando también por ese estadio en Argentina y había tenido sus minutos mundiales de fama con los senos un tanto al aire que coronaban ejemplar de teléfono móvil que  se bamboleaba coqueto entre tanta protuberancia. En otro diario de seriedad progresista y hasta monacal indiscutible, que se le denomina hasta Ocosingo News, deliciosamente ocupa la contra portada.  Y la presenta mostrando una bandera de su Patria con rostro circunspecto, pero exhibiendo  sin censura un seno al aire con todo y pezón, mientras que y el otro un tanto más pudoroso, se oculta a punto de desbordar en el jersey cortado estratégicamente.

En tanto los vino tinto de Venezuela que casi no pintaban ni para sangría que tanto denostó el Penta mamón de Hugo Sánchez andan de semi finalistas con la venia de Hugo Chávez que tuitea recurrentemente sobre esas victorias insospechadas refikriendo hasta al Altísimo que le dan tiempo de gobierno,  mientras localiza en Cuba la salud extraviada no se sabe ni dónde ni cuándo.

Hay algunos damnificados con el ridículo argentino. Emilio y Ricardo. Richard y Emily. Las vergüenzas que mostramos les valen gorro. Lo de ellos es el billete, haiga sido como haiga sido. Son gloria e infierno. Sepultureros del balompié con el engendro que mandaron a la Copa América y ganones con los pibes campeones. Los patrocinadores abundaron y la caja registradora se movió alegre. En el otro caso de la tierra del fuego se acabó la atención del respetable que mirará de reojo a los otros contendientes, porque como sabe, le interesan bastante poco. Solo tienen corazón para la verde. Y para nada refiero a la mota. Y la publicidad entonces saltará a otros eventos donde se tenga garantizado a embobados voyeristas.

Continúa la polémica acerca de dónde ubicar a los monarcas púberes. Después de tanta adrenalina acumulada sentarlos en el madero, la banca, sería un despropósito. El Potro que anda echando mano a sus fierros, envalentonado, quizá buscando localización en algún equipito nativo, me quedaré cultivando chavos declaró, le metió un tremendo faul al Tuca, cuando lo calificó de pinche.  Porque al olímpico  Espericueta,  lo va a ir llevando a su ritmo. Que se chévere. No le gusta campeonar con  novatos, soltó oráculo infalible, y acá con los felinos de desaparecido Mahbud, nos lo vendieron como el gran promotor de la cantera universitaria. ¿Tons, qué? Los chivas de complementos alimenticios mágicos se los van a llevar de gira artística a gringolandia cuando se paseen contra el Real Madrid que todavía trae las bermudas y bronceador puestos.

Todos se sacan foto con los Niños Héroes del Azteca que también de Televisa. Y les avientan choros mareadores entre consejas de Walter Mercado y Chopra. Puede que el insigne Alfredito Palacios les haya prestado algunas frases motivacionales. O la mismísima Maxime Woodside o como se redacte. Al carnal Marcelo, de zurda constitucional, que anda desesperado ocupando cuando espacio se abre para promocionarse, supuestamente gratis, con el dinero de nuestros impuestos en las teleras dominadoras, lo conminaron a que sude esa camiseta porque no la puede usar cualquiera, según discurso inspirado del equino Gutiérrez.  Chispas. A lo mejor ya está apartada para el cachorro tricolor atlalcomulquense, al que tamaño copete envaselinado le estorbaría para calzársela.

Hasta el candidato al gobierno capitalino que despacha de procurador, un tal Mancera, se le quemaban las habas para abrazar a alguno y que su efigie apareciera a todo color en las planas y pantallas que corresponde pagar. Inserción al calce. Nuestro Juanito de chilena sublime, o sea Julio Gómez, y aquella comparación porque hay que darle al ex títere de Amlo crédito, inauguró esas franjas sobre pelo y frente,  continúa portando ese emblema que, según fuente acreditada de la industria farmacéutica y similares, mando a las nubes las vendas que ya, tal cual los tapabocas en su momento, no se encuentran en ningún hospital. Reportan que escasean hasta para los baleados y descalabrados que abundan.

El Chícharo que debería trotar por Sudamérica colaborando con las almas en pena de Tena, pena y Tena machan, que proporcionaron pena ajena, doble ena, como mejor anda de vacaciones en la Perla Tapatía, se dio una vuelta por su antigua guarida con posterioridad de haber degustado sus tortas ahogadas, es el secreto de su puntería frente al arco, y soltó consejos a sus ex colegas que lo miraban arrobados. De los infames que ni siquiera fueron sparrings   dignos para sus contrincantes no hay nada que escribir. Que se vayan a baúl de la historia acompañados de un cuerpo técnico pusilánime y medroso que debe ser cesado sin miramientos.

El capital que se trasiega en el negocio del balompié únicamente por el traspaso o venta de carne pateadora es de vértigo. Un tal Sánchez de nacionalidad chilena, oncena que anda compitiendo con gallardía en  la tierra de los K, cuya presidente es Cristina, brincó del Udinese de la tierra del cavalieri di la transa Berlusconi a la del cadáver de Rodríguez Zapateado. El Barca llegó a un acuerdo para meterle nomás 43 millones de euros según una fuente periodística. ¿Cuánto valdrán los pibes sub 17 en un mercado ávido de novedades para refrescar plantillas? Ya lo sabremos en las próximas semanas o únicamente será parte de la quimera que les está haciendo vivir a estos ex Ninis que ojalá encuentren trabajo pronto así sea en tierra atunera o fuera.

 

 

 

 

 

 

Los cenicientos mutados en príncipes tendrán que aterrizar a su realidad. Se pasearon en el turibus recibiendo la idolatría popular. Les cantaron hasta el cielito lindo porque se hizo popular en otras tierras donde lo cantaban en los estadios. Como somos acomplejados, malinchistas e imitadores baratones lo adoptamos por acá cuando es nuestro desde hace añales. Ay, ay ay, canta y no llores. Que les parecería que la plebe, usted y yo, alquiláramos un transporte monumental de aquellos. O que lo preste el carnal Marcelo. Con el techo al aire libre. Y montáramos a grupo selecto de miembros de la clase política para conocer la reacción del respetable público a su paso.

Y se exhibieran el jefe Diego, el ratón Salinas, no Raúl el otro, Manlio Fabio con una corona romana, Emily Gamboa alias el tío Gamboín, Chente con su inefable Martucha acompañados de fauna selecta que puede usted proponer. Pasearlos no únicamente por el Paseo de la Reforma sino por colonias proletas de Iztapalapa, Gustavo A. Madero y demás. Medir la cantidad de mentadas que recibirían, los kilos de tomate y huevo podrido y todo tipo de piedras y palazos. Claro este ejercicio sería sin escoltas y protección policiaca. Hasta a Felipe se le podía trepar al pecho para que midiera su popularidad en la guerra selectiva contra los malandrines que nos azuelan.

Las chivas mundialistas triunfadoras serán consideradas para ocupar lugar en el primer equipo. Primero habían adoptado una actitud prudente argumentada que tenían que madurar. Luego con la visibilidad y éxito logrado quizá contribuyan a acarreará fanáticos rojiblancos que escasean en el embudo omnilaif del Vergara.  Uno de los pachucos, me parece que el del turbante,  piensa en emigrar al viejo continente a pesar de todas las bendiciones recibidas en aquella institución, que según fueron muchas,  que lava y plancha billete sin pudor. Y el del gol olímpico le espera el gruñón de Tuca en la Sultana, donde son bien codos,  quién se opuso terminantemente a que la mercadotecnia le doblara la patita y obligara a meterlo en el próximo torneíto.

Lo que es un hecho incontrovertible es que la caja registradora de los dineros que valen o dicen valer estos chavales de metal dorado, empieza a sonar recio, y hasta los familiares se disfrazan de promotores e intermediarios de pipa y guante para ofertar pedazos de carne humana triunfante. De campeón del mundo mundial. Y los loros de la pantalla y tunde-máquina de siempre, se dan a la especulación desaforada incluyendo a clubes de cinco estrellas que ya hacen cola en el lobby del hotelucho donde andan hospedados. Lo menos son localizados por el Barca y los merengues que nunca de Tultitlan y anexas.

Fiesta por todos lados mientras los mismos de siempre permanecen al asecho, a rio revuelto ganancia de pecadores,  o de pescadores también, y propician que nos aventemos una siguiente ronda de encuentros en la competición regular por irregular que no tardan, cargados de mediocridad, abulia, torpeza, vileza y los demás que quiera adherirle. O a lo mejor es de los que tienen orgasmos monumentales o místicos mirando un cotejo entre los felinos de Chiapas versus  los monstruos queretanos televisos pasados por agua.

En un país de miserables no se debería permitir ni siquiera prohijar que dos cadenas rivales aunque siamesas en múltiples negocios que incluyen este balompié de inferior mediocridad transmitan simultáneamente la conflagración de calzón corto que sea. Es un desperdicio enorme, frente a otras necesidades que deberían subsanarse en el ámbito mediático, educativo y cultural, y además  como tampoco existe ninguna diferencia en lo transmitido y narrado, real y tangiblemente menos  son alternativos para observar ese fútbol casero de distinta analítica y critica manera.  Para que note el arrastre que tiene este divertimento entre los porristas caseros se calcula conservadoramente que 8 millones de hogares estuvieron conectados a ambas señales simultáneamente. Cuando en todo el territorio están arraigados más menos 25 millones, entonces fueron  algo así como 4 de cada 10, aunque en la fuente consultada se abulta que de cada 10 televisoras prendidas 6 andaban checando las patadas contra Uruguay,  los que percibieron la coronación de estos púberes a los que corromperán inexorablemente.

Urgía difundir quién había triunfado en la disputa por la fanaticada chelera y botaneante. Pues la empresa de Azcárraga uantutri que según se exagera se “llevó de calle” a la otra de la familia ampliada Salinas. Los momios fueron 19.4 por 15.1% de rating. O sea que existe un fregado para un retorcido. Parece según encuesta que unos, los ganadores, son más serios y se limitan a comentar lo que sucede en el césped, claro según sus particulares intereses. Les encantan los ladridos del Perro gritón. Y los otros, hacen mofa y chistes continuos ante el desértico panorama, ayuno de espectáculo futbolero, que a una franja amplia tampoco  acaba de digerir. Y a los de acá los comentarios prolijos y siempre atinados del agridulce Jorgito que tampoco acreditó ni la primaria. El que escribe sintoniza un tiempo y un tiempo para que tampoco lo acusen de parcialidad malsana. En Los Pinos , el señor chaparrito y de lentes, estuvo a punto de llorar de la emoción y de interpretar la victoria casi infantil como un espaldarazo indubitable de su lucha contra el crimen organizado donde el Chapo está también de su lado.

 

 

Los Niños Héroes del Potro Gutiérrez tampoco ganaron la Copa del Mundo de púberes. No gusta, de ninguna manera, haber triunfado haiga sido como haiga sido. Ni madres. La perdieron los uruguayos por sus continuos yerros frente al arco.  Cuatro claritas por lo menos. El manto protector de la Morenita del Tepeyac nos volvió a salvar de la derrota, del ya merito, de la decepción nacional confirmada. Con un Richard chicano en la portería nativa tunera que oficiaba con enormes deficiencias porque se quedaba atornillado, se tapaba con los disparos lejanos y arriba, y salía de excursión con regularidad dejando abandonado el portón. Entre otras fallas estructurales increíbles que nunca usufructuaron los contrarios. Jugaron con venda en los ojos.

Un guión que parecía escrito para que los anfitriones se quedaran con la copita. Ni un incidente agresivo, desestabilizador de parte del crimen organizado en zonas de tierra caliente y regada cotidianamente de plasma.  Este encuentro final fue trabado y con gran cantidad de imprecisiones. No se puede utilizar como justificación que era el encuentro culminante y que son chavales de menos de 20 calendarios anuales. Al inicio del torneo sus actuaciones fueron enormemente flojas. Pero poseían un espíritu de lucha indomable y capacidad para remontar condiciones adversas. Las que se presentaron.

Los disfraces que se popularizaron del turbante ensangrentado pudieron ser prácticas para ocultar el descalabro que estuvimos a punto de padecer en el embudo Azteca. Donde el respetable público aportó su cuota de energía para impulsar a quienes en la grama se notaban superados por los adversarios. Chiflidos y ruido de fondo durante el himno de país rival pero hermano. Incultura cívica manifiesta. Y durante las hostilidades una especie de punto de color que se emitía desde un rayo laser que estorbó al cancerbero contrario que va evidentemente contra el fair play. Habrá que agradecer al árbitro y a los contendientes que se dedicaron a competir y evitaron agredirse y prodigar juego rudo.

El oportunista de Calderón y don Corleone Blatter fueron abucheados, no se sabe qué tanto, porque en la pantallita tuvieron cuidad de bajar los decibeles y que casi no se notara.  El oportunismo y visibilidad de burócratas de todo tipo y políticos repudiados fue vulgar, grosero. Ni siquiera en esas ocasiones dejan que la gente disfrute plenamente. Nada tuvieron que ver con la victoria de esos jóvenes. Antes al contrario contribuyen a aniquilarlos al no garantizarles, empleo, salud, seguridad, educación y elementos mínimos para siquiera sobrevivir. La talla petit de los ratoncitos campeones resultado de desnutrición crónica y taras ancestrales contrastó siempre con la de las naciones rivales. Pero ni lis íbamos a cargar me podría reclamar alguno.

Son, estos tiernos la excepción que confirma regla de una nación depredada que sacrifica generaciones en esa edad y los exporta como mano de obra barata al extranjero o sicarios que acaban abatidos a tiros pronto.  Mejor que se dedicaran a enviar tiros de esquina y a gol con cierta puntería. Proporcionaron felicidad momentánea, aunque la gente en su cotidianeidad continúe con el Jesús en la Boca. Con la vida prestada. En el fondo de su corazoncito, eso espero y miré en algunos momentos, estos verdosos triunfadores, siete victorias sin derrota número cabalístico, sabían que nada debían ni a los dueños del balompié azteca, televiso, ni a los patrocinadores  y menos a la burocracia gobernante.

Se disfrazaron de todo, esos bebés que serán corrompidos hasta la médula cuando arriben al profesionalismo, hasta con sombrero de mariachi,  y treparon a las gradas y dejaron fotografiar  y cachondear por una afición que los idolatraba un tanto descocadamente. La fiesta no estaba entre los trajeados de sonrisita forzada y actitudes hipócritas a los que les interesaba abrazarlos para salir en la foto o en la pantallita que  a diario los legitima a un costo bestial.

La nota de esta histórica gesta que no estuvo en esa victoria porque fue enormemente endeble, puro corazón diría un bolero que no tarda en sonar, así es el futbol me replicaran por ahí, no siempre gana el que juega mejor sino el que anota en los momentos oportunos para liquidar al rival, sino cuándo y antes de bañar al entrenador Gutiérrez se voltearon las camisa al revés. ¿Quieres que lo cuente otra vez? Omitiendo, ocultando tanto el logotipo de Adidas, transnacional que lucra magníficamente del deporte, se chingó a sus competidores de Nike, y el logotipo de la sacrosanta Federación Mexicana de Fútbol, FEMEXFUT, conocida en el argot de los bajos fondos como FEMEXFUCHI. Dejando en la parte frontal únicamente sus apellidos o apelativos para enfatizar que el esfuerzo y el triunfo obtenido se debieron a un esfuerzo colectivo pero fuera de ese circuito institucional y comercial que tiene postrado alñ deporte en general.

 

 

 

 

 

NI RUDO Y CURSI.

Ni Rudo y Cursi pudieron escenificar un final de película, como el que le vimos a la sub 17 contra Alemania en la semifinal que jugaron esta semana los jovenes Mexicanos.

Julio Gomez,  quien había marcado el primer tanto de México en el minuto tres del primer tiempo, choca cabeza contra cabeza con el jugador que defendía el marco Alemán, en la ejecución del extraordinario gol olímpico de Jorge Espericueta.

Con este gol el partido se empataba a dos goles.

Como resultado del choque Julio sale del campo en camilla, bañado en sangre, shorts y camiseta incluidos, dejando a México con 10 elementos, ya no había cambios, se  realizaron los tres permitidos.

Urguia el regreso de Julio al campo, permitirle a Alemania la ventaja de un hombre mas, era un suicidio.

El arbitro asistente no permitía la reincorporación del jugador quien ya portaba enorme turbante de vendas en la cabeza.

Le habían quitado la sangre del rostro, cambiado camiseta y shorts, finalmente bastante mareado por el encontronazo y faltando ocho minutos para finalizar el partido, regresa al campo de juego.

En el minuto 89 , se cobra un tiro de esquina, que prolonga Marcelo Gracia, le queda  atrasado el recentro a Julio Gomez quien se tiende en una chilena que pone la pelota pegada al poste, lejos del defensa que se estira con todo sin poder alcanzarla. Gooooool……..

La locura, quedan 5 minutos de compensación que México agota para ganarle a Alemania, esta victoria los situa en la final del campeonato del mundo Sub 17 que se jugara frente a Uruguay en el estadio Azteca.

Julio Gomez con su vendaje de sobreviviente de duro combate, se convierte en héroe.

Gael Garcia Bernal y Diego Luna, no podrían haber imaginado un final de película tan emocionante como este.

Rudo y Cursi se quedaron cortos.

El Pentapichichi, otros le catalogan cual Pentapinchi, anda de humorista barato. Ante la carencia de trabajo como entrenador, le da por emitir gracejadas. A pesar de tantos esfuerzos por hacerse visible y risible tampoco ha sido empleado. ÉL, mayúsculas, que porta un cartel inconmensurable se encuentra calentando la banca. Situación que nunca padeció como profesional goleador en España y otras latitudes.  Es tremendamente ególatra y petulante. Cada que emite algún sonido supone que pontifica, y por lo tanto, sus súbditos tienen que caer arrobados frente a las pendejadas que seguido emite. Tal y como cualquier mortal. Que evidentemente no es su merced.

Bien forrado de billete resultado del sudor regado por distintas gramas, es tremendamente contradictorio. Se alineo a los intereses dominantes del mafioso balompié azteca, televiso, para poder ser incluido primero como futbolero y luego cual técnico. Bailó al ritmo que le tocaron. Pero se manifestaba de vez en cuando por un trato digno y respetuoso con la materia prima laboral que aquí recibe trato de esclavo. Hasta mencionó la posibilidad de crear un gremio o sindicato para defenderlos de los abusos múltiples a que son sometidos por sus patrones. Utilizaba como referencia otros de diferentes países donde se ejerce esa tutela con gran éxito y justicia como Argentina.

Como si pululara por alguna carpa, y quizá montado en su talante bipolar conservador, se aventó contra la Venezuela de Hugo Chávez. Quién mantiene una lucha contra cáncer que se promocionó festivamente en los medios dominantes cuando prácticamente lo daban por liquidado. Es el enemigo a quemar en leña verde una vez que fue asesinado el finado Bin Laden. El ex villano favorito. Colocándose su nariz de payaso aventó que antes los futbolistas de aquel país portaban el color albo en sus playeras tal y como la del Madrid que se cascó con gallardía Hugol como le calificaban.

Pero que a partir de que recibían tanto palo, imagino que pepinos en contra, terminaban ensangrentados y por eso lo de su “camisa vino tinto”. Fuentes generalmente bastante informadas de parte de Televisa indican que Ortiz de Pinedo y la Chimoltrufia lo andan localizando para que engrose el  panel actoral bufo.  Tales chistoretes fueron emitidos durante la transmisión del encuentro entre Brasil y los chavistas durante la Copita del descubrimiento Americano a través de la cadena Univisión. De continuar con esos talentosos gags de carpero toluqueño desbancará a los loros  aztecas, Martinolli, García y particularmente al histrión de Jorgito Campos que produce pena y risotadas cada que interviene.

Otro que se mostró cual tontín,  fue uno de los calientes chivas que se relajan tentaleando carnes trémulas antes de saltar a la cancha a golear contrarios untados de semen.  Un tal Marco Fabian, al que se le descubrieron los bla-bla-blantes de las teleras, cualidades superiores a la de la leguminosa exportada de su majestad la reina Chabelita, lo enfrentaron a los medios para que con cara de beato arrepentido pidiera perdón por cachondo a la afición nativa tunera y de paso hasta al Santo Padre teutón supuestamente nazi. Primero, en declaración redactada desde el club de Vergara, le aventaron caballo a los medios por propalar información dudosa publicada sobre ese incidente perdulario. Cuando el video con las chamacas sobradas de carne no dejaba dudas para la especulación.

Luego se soltó leyendo sin faltas de ortografía pero con sintaxis ininteligible: “todo lo que escuchamos  de Marco a nosotros nos ha hecho tener  y cambiar una opinión que teníamos inicialmente, pareciera que se contradice lo que digo, pero finalmente cuando la gente indicada lo haga público”… y así siguió con la lengua enredada. E inmediatamente los redactores de las secciones deportivas solicitaron la presencia de un maestro de primaria rural o de egiptólogos especializados para que realizaran traducción simultánea.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores